El Club METRO está formado por personas apasionadas por el arte que ven en esta opción la posibilidad de formar una colección de una forma fácil y cómoda.

 

 

  • Mediante una cuota mensual que tu mismo fijas y que acumularás en tu cuenta de socio, podrás coleccionar arte sin que te des cuenta.
  • Recibirás de forma periódica por correo electrónico información sobre las nuevas incorporaciones a nuestros fondos de arte, con imágenes, fichas técnicas y precios. Asimismo podrás solicitarnos que te enviemos información sobre obras de artistas de tu preferencia.
  • Podrás cambiar la obra y reponer los fondos por su devolución durante el plazo de un mes.

  • Haremos un inventariado de las obras que hayas adquirido, mediante un dossier personalizado en el que figuren certificado de autenticidad, tasación y biografía artística del autor. 

  • Disfrutarás de un descuento mínimo de un 10% en la compra de cualquier obra.

  • Recibirás anualmente una obra gráfica original de uno de los artistas que colaboran con METRO.

 

 

 

Con asesoramiento profesional personalizado para que, en base a tus gustos y preferencias, puedas crear una colección de arte a tu justa medida. 

 

 

Coleccionar arte, mucho más que una inversión

 

Lo más importante y satisfactorio de coleccionar arte no es tan solo el hecho de poseer obras exclusivas, sino las vivencias que esto implica. Visitar exposiciones y enamorarte de una pieza singular, conocer a su autor, asistir a museos o ferias de arte, aprender, desarrollar la capacidad de crítica, compartir tus gustos o intereses, …son experiencias en primera persona que abren puertas a la comprensión del mundo contemporáneo y que contribuyen a que el arte siga vivo.

 

Consumir arte es una inversión, pero, más allá de lo puramente económico, que está sujeto a diferentes variables propias del mercado, sobretodo es una pasión. No es mejor coleccionista el que más recursos económicos dedique a ello, sino el que lo viva con más pasión. Coleccionar arte no es tanto un fin como un camino. Un recorrido vital que discurre paralelo al de los artistas, al de los críticos de arte, al de los galeristas, al de todos aquellos que trabajan a diario para que la creación artística contribuya a transmitir nuevas formas de entender el mundo y a crear una sociedad más sensible, más culta, más tolerante, más feliz. Sin duda, una colección de arte supone un activo económico, una valor que puede revalorizarse, pero también la preservación de una parte de nuestra historia para las generaciones venideras. 

 

 

Solicita información